Donde el cactus es una piedra más de los caminos y reverbera el sol y la noche es irradiada por estrellas que parecen caer sobre la blancura de los jazmines que pueblan mis recuerdos, allí empecé a soñar.Soy un latido más de una ciudad que es un corazón, dos cielos me cubren, el propio y otro que el amor me ha dado: Sevilla, una ciudad pasión y melodía.Escritora de muchas letras que no siempre tal vez son leídas, pero escritas con mucho corazón, con ellas edifiqué estas vendimias, anhelando encontrar la mejor cepa y recoger la cosecha más selecta.Soñadora, edificadora de utopías, romántica, idealista y otras circunstancias desfasadas, no me importa, ¡Escribir es mi pasión!

lunes, 13 de septiembre de 2010

Sabes?


Háblame, dime,

cuéntame que sientes,

lo que piensas,

cómo son tus días,

que haces en tanto tiempo,

nunca me dices nada.

Para engañar al tiempo,

voy rozando los límites de la noche,

y cuando solo el viento

habita el espacio,

recojo de la sombra la nostalgia,

y me encuentra la aurora inventando sonrisas.

Sabes?

Estoy sembrando vid,

en un pequeño huerto planto

una semilla,

cada día la riego,

cuando germine,

dibujaré tu nombre,

porque será tuya la cosecha.

Yo sembraré en todos los días de mi vida,

y entre los dos,

haremos la vendimia

que el tiempo nos permita,

una hora, una noche, un día,

todos los días que perdure la existencia,

o una eternidad para embriagarnos,

sin pensar que hay mañana,

o que existió un ayer.

4 comentarios:

  1. Ayy! !Què bonito Miuris! Ojalà tus Vendimias con el amor sean eternas.

    Un poema para recordar.
    Me lo llevo en el corazòn por su sentido y su significado.

    Te dejo un abrazo desde Mendoza

    ResponderEliminar
  2. Que bonitas son tus vendiamias,haber cuando me invitas a recoger esa una jeje...ha sido un placer leerte Miuris un abrazo amiga

    ResponderEliminar
  3. Ayyy Ojalá!!

    Celebro que te gustara Mariela, es uno de esos intentos que salen sin llamarle.
    Gracias amiga, abrazos para ti.

    ResponderEliminar
  4. Querida Carmen,estaría bueno que una dominicana enseñara a vendimiar a una española, no se si hay viñedos en Murcia, de todos modos, mis vendimias, es una osadía, es que soy atrevida amiga y la vendimia, el mundo del vino, desde siempre me ha impresionado, pero nada, vente pa'cá y entre las dos recogeremos esa cosecha, me encantaría que pudieramos darnos un abrazo entrañable.

    ResponderEliminar