viernes, 30 de noviembre de 2012

Adiós?



 
Adiós?
Del adiós no hay nada que decir,
era una pared que entre ambos latía.

Sin hipocresías, sin dobleces,
qué saben muchos lo que es decir adiós.

Adiós no es sencillamente una mano agitada,
una palabra, o un dolor,
es además el coraje de decir de la verdad.

Eso somos...




Aves de paso por la vida,
mariposas de transitorio vuelo
que abatiendo sus alas,
surcan mundos extraños,
o atascadas en medio del camino,
posan en una flor desconocida o no,
que les da o no su néctar.
Eso somos,
soplos difuminados, perdidos en el éter
o repentinamente,
voladoras de cielos diferentes, azules, rojos,
cruzando arco iris de tormenta o de ensueños.
Peregrinos inciertos,
ayer firmes proyectos,
hoy sin metas o con ellas,
mañana, si aún podemos volar,
no sabremos hacia dónde lo haremos.

Premio Cervantes



 


Es un ilustre gaditano, un escritor que tiene en su haber la prestancia de una época entrañable, cuando escribir no era más que una afición de la cual no podía vivirse, pero quien sentía la cosquilleante inquietud, tampoco podía resistirse. Se trata de don José Manuel Caballero Bonald, quien hace unos días, fue designado con la más alta presea de las letras castellanas.
El Premio Cervantes 2012, no pudo tener mejor destinatario que el autor de “Las adivinaciones”, primera ofrenda literaria del escritor de meticulosa narrativa, que además incursionó en otras vertientes de la literatura.
Enhorabuena escritor de alto de vuelo, quien ha recibido la noticia con humildad, el Cervantes es para D. José Manuel, la gota que pone a la copa de su obra, el último eslabón de su carrera, el éxito a estas alturas de su vida es solo eso, un logro que a todo escritor llena de satisfacción.
Felicidades escritor, aún hay vida, viva este lauro, es todo suyo.

martes, 27 de noviembre de 2012

El cuento de Barbeíto




 
Que el niño no va a nacer?

Escuchando esta frase en la voz del narrador, no pude evitar evadirme, todo sucedió en un instante, pasaron por mi mente pasajes de la realidad, de cómo el universo se desvirtúa entre guerras y conflictos, de cómo la humanidad se sume en odios y resentimientos, todo esto - me dije, es opuesto al plan de Dios y allí mismo me pregunté, querría nacer Jesús de nuevo si volviendo a la tierra su mirada, se percatase de que el mundo creado, está muy lejos de ser lo que El pidió que fuera.

Perdón,  otra vez con mi defecto de inventar mundo paralelos de cualquier circunstancia, me aparto de nuevo de lo que deseo contar.

Esta noche, en la Fundación Cruzcampo, asistimos a la  presentación del libro musicado "El día que Jesús no quería nacer" de Antonio García Barbeito.

Un evento que en estos tiempos en que empezamos a aspirar los aires navideños, se hacen más entrañables estas historias, que nos retrotraen a otra época, cuando éramos niños, cuando éramos estudiantes y organizábamos grupos teatrales montando historias de la Navidad.

Este cuento es  adorable, Barbeito es un escritor de esos que cuando lo leemos, nos roba el alma con sus letras, nos traslada subliminalmente a la escena que narra, si perfecto era el cuento desde antes, ahora musicalizado se vuelve celestial.

Tantas veces hemos oído hablar de lo mismo, que posiblemente se piense que se trata de una historia semejante a todas las que escriben dentro de este contexto.
El cuento de Barbeíto sin embargo, tiene alma, chispa, es una narración para escucharla en familia, al calor de una mesa de camilla, ante un chocolate o café caliente, bajo la luz de unas velas con aroma navideño, existe ese olor? Si señores, existe, búsquenlo en sus recuerdos, agazapado en algún rugosidad de la memoria, si cierran los ojos y abren el corazón, sentirán ese olor a familia.

El CD está a la venta y el producto de su venta no es un lucro personal ni para el autor, ni para ninguno de los involucrados, es una donación que ha hecho el autor y el grupo que participó en la musicalización, un verdadero regalo de Navidad para las instituciones que recibirán el donativo. 

Regálense una fantasía,  compren  el disco, además del  hermoso momento que van a disfrutar,  tendrán la seguridad de que harán una contribución a la generosidad, mediante la cual, mucha gente podrá sonreír en esta Navidad.

Toc, toc...

Toco tu puerta y no tengo respuesta, clamo tu nombre y no respondes, te busco bajo la luz del sol, en la tiniebla de la noche y en la...