Donde el cactus es una piedra más de los caminos y reverbera el sol y la noche es irradiada por estrellas que parecen caer sobre la blancura de los jazmines que pueblan mis recuerdos, allí empecé a soñar.Soy un latido más de una ciudad que es un corazón, dos cielos me cubren, el propio y otro que el amor me ha dado: Sevilla, una ciudad pasión y melodía.Escritora de muchas letras que no siempre tal vez son leídas, pero escritas con mucho corazón, con ellas edifiqué estas vendimias, anhelando encontrar la mejor cepa y recoger la cosecha más selecta.Soñadora, edificadora de utopías, romántica, idealista y otras circunstancias desfasadas, no me importa, ¡Escribir es mi pasión!

domingo, 19 de septiembre de 2010

Entre besos y tonterías...


Están enterados de que filematología, es la ciencia que estudia los besos?

Muchos, con razón o sin ella, se preguntarán que diablos hay que estudiarle a un beso, simplemente se sienten ganas de darlo o recibirlo y se da, se recibe, o se hace recíproco.

Sin embargo, en este modernismo de mundo que vivimos, todo se estudia, a todo se le busca el origen.

Y hablando de besos, parece que su origen es controversial, unos dicen que la succión del feto, es el primer beso, otros afirman lo contrario, que es el de la madre al recién nacido, otros hasta llegan a decir que el beso nos lo hereda el hombre del Cromagnon, con su manera especial de ir pasando de boca en boca el alimento a sus hijos.

Los tipos de besos tienen su historia, está por ejemplo el de la codicia y traición, ambos consignados en la Biblia.

El Kamasutra describe tres tipos de besos: El leve roce de labios, es el beso nominal, cuando el labio inferior se mueve y el superior permanece inmóvil, es un beso palpitante y el beso de tocamiento, es en el que ambos labios participan involucrando además, la lengua.

En cada cultura, el beso tiene diferente significado, esta demostración de afecto, de pasión, o amor, tiene diversas connotaciones, el paso del tiempo, va marcando y cambiando costumbres, entre los persas, antiguamente, era normal el beso en la boca entre hombres de un nivel social semejante.

En Inglaterra por ejemplo, cuando alguien visitaba una casa, besaba a los dueños, a los niños y hasta a los animales, mientras en Escocia, el padre, finalizada la ceremonia nupcial, besaba a la novia y luego la novia debía besar en la boca a todos los hombres presentes, a cambio de esos besos, recibía dinero.

Pobre mujer acabaría con los labios hinchados y sin deseos de besar a su marido, adiós noche de boda.

Era el beso objeto de deseo?

Hasta donde hemos visto, era solo un ritual, los griegos solo permitían besos en la boca entre padres, hijos, hermanos o amigos muy íntimos, sin embargo, Platón aseguraba “sentir placer besando”, es posible, que con el pensamiento del filósofo, empezara a surgir el beso como objeto pasional entre parejas.

Como nota curiosa, en Indochina, las madres asustaban a sus críos amenazándoles con darles un beso de hombre blanco.

En la época del Renacimiento, se tenía al beso en la boca, como una forma común de saludo. En el siglo XV, los nobles franceses podían besar a cualquier mujer que les apeteciera, abusivos! Mientras en Italia, si un hombre besaba públicamente a una doncella, de inmediato lo obligaban a casarse con ella, bien hecho!

Vista ya parte de la historia del beso, veamos ahora, algo sobre los tipos de beso.

El esquimal es conocido mundialmente por su originalidad, se frotan las narices una con otra, bah, que ingenuos!?

El beso en la mano, en la mejilla, el que se da a los religiosos en el anillo, puro protocolo.

Dejémonos de tonterías, en la actualidad desde la China, hasta América, desde Europa, hasta Oceanía o África, un beso es un beso y punto.

De los protagonistas depende el color y la profundidad, eso de besos malos o buenos, de clases de besos, son solo letras al viento, que si el beso de mas allá, o el francés, quisiera que alguien me señale una pareja de enamorados cuyos besos, no sobrepasen al susodicho y archifamoso beso francés.

Puras tonterías, dos enamorados se besan con pasión y si se aman aunque el beso no sea un tratado de erotismo, igual se siguen amando, ya aprenderán luego a sacar sus mañas e inventar besos que les dejen las mejillas coloradas y la sangre hirviendo...

No hay comentarios:

Publicar un comentario