miércoles, 18 de agosto de 2010

Sevilla talada?



Dicen que te están dejando desolada de verde.

Cuentan que han cercenado parte de tus arboledas,

esas que tantas veces fueron albergaron un nido,

esas que servían de muralla para robarse un beso,

o simplemente,

motivo de una paradita refrescante.

Yo, que al cerrar los ojos te evoco medio bosque

y extraño tu floresta,

me resisto a pensar que unas manos

se atrevan a truncar tus arboledas.

Eres más que naranjos, más que laureles, más que ficus,

jacarandas o granados.

Vas más allá del Alamillo, o del María Luisa,

De los fragantes Jardines de Murillo.

Te recuerdo arrullada entre el verdor de palmeras,

que risueñas se mecen jugando con la luna,

y en los días de sol,

son como un abanico andaluz,

refugio de viandantes que caminan

admirando tu belleza.

Que diría Machado!

si cortaran los recuerdos de su infancia.

Sevilla es un jardín,

por Dios, que sacrilegio,

talar o arrancar de raíz sus arboledas,

será como quitar a la ciudad,

su melodía.

1 comentario:

  1. Hola Miuris! Una entrada que conmueve. Sì! es un sacrilegio talar en cualquier lugar. Es quitarle vida, sueños, recuerdos a un espacio y su latido... es robar los sueños de almas enamoradas que ya no hallaran refugio en la belleza natural. Es amputar y predar. ESO ES TALAR.

    Te envìo un gran abrazo que te alcance, hasta tu Dominicana.

    ResponderEliminar

Toc, toc...

Toco tu puerta y no tengo respuesta, clamo tu nombre y no respondes, te busco bajo la luz del sol, en la tiniebla de la noche y en la...