domingo, 8 de agosto de 2010

La Ruta del Quetzal


Originalmente se llamó Aventura 92 y nació con la idea de conmemorar el V Centenario del Descubrimiento de América. Se componía de un programa de televisión y viajes patrocinados por empresas españolas, el proyecto se realizaba en un barco rebautizado para la experiencia de 1992 como Guanahani.

Miguel de la Quadra- Salcedo, un aventurero español que se ha dedicado en cuerpo y alma al proyecto, lleva a la practica la idea del Rey Juan Carlos I de España que además es patrocinada por el Banco BBBA y avalada por la Unión Europea y ha sido declarada de Interés Universal por la Unesco.

Más de cincuenta países y unos 350 jóvenes, realizan un viaje cultural de una duración de un mes y medio divido en dos etapas, una fase española y otra americana, en ese tiempo los ruteros estudian los aspectos históricos y culturales comunes entre ambas regiones, mediante visitas a lugares de interés y a un ciclo de conferencias desarrollado durante el viaje.

Dirijida por De la Quadra-Salcedo, está comandada por Jesús Luna Torres, Jefe de Campamento y Doctor en Ciencias de la Actividad física y el deporte.

Durante sus treinta años de existencia, La Ruta del Quetzal ha mostrado a miles de jóvenes entre los 16 y 17 años, las maravillas de la cultura y civilizaciones iberoamericanas y sus aspectos coincidentes y contrastantes con España.

La ruta continúa, en el 2010 bajo el nombre de El Misterio de los Caminos Blancos Mayas, la vigésimo quinta edición de la Ruta del Quetzal, conmemora 25 años de expediciones entre América y Europa.

Es que siempre ha existido y jamás podrán romperse los lazos entre esas dos regiones, predestinadas por Dios para en paralelo, siempre darse la mano y encontrarse al final del camino.

1 comentario:

  1. Una entrada històrica e interesante. Nos llevas de la mano por el camino del conocimiento.
    Un gusto recorrer tus lìneas.

    Un abrazo desde Mendoza, querida Miuris

    ResponderEliminar

Toc, toc...

Toco tu puerta y no tengo respuesta, clamo tu nombre y no respondes, te busco bajo la luz del sol, en la tiniebla de la noche y en la...