jueves, 15 de julio de 2010

Que locura!!

En contra de todas las razones que se dan a favor de las bondades de la naturaleza, libre pensadora como me gusta ser, externo mis dudas con respecto a muchas cosas que no encuentro tan perfectas.

Mucho se habla de la sin par perfección de la naturaleza, de que todo en ella es un modelo en el que no tiene cabida, ni el más leve desperfecto, PROTESTO.

Razones? Pongamos como modelo al cuerpo humano, es tal vez, la “obra” que pudiera considerarse como suprema, a mí sin embargo no me parece que sea tanta su perfección, y que me disculpen los que no están de acuerdo que serán incontables.

Pienso que tiene demasiados laberintos, le sobran enredos, no era necesario, hacerlo tan complicado.

Me explico: Si no tuviera corazón, no moriría de un infarto, pero a la vez, tampoco conocería el amor, o sea, que en este caso me parece mayor ventura amar, ya que de todos modos, voy a morir.

Y es ahí, en la muerte, en donde pienso que más yerra la creación, ¿Había necesidad de “crear” la muerte? No sería mas bonito el mundo si ella no existiera?

Claro, es que jamás se nos ocurre pensar en estas cosas porque las damos como algo natural y nunca pensaríamos por ejemplo, lo complicado que es el Sistema Nervioso, los intestinos, Dios mío!, laberintos de tubos, sacos y tripas (fea palabra).

Estómago, Hígado, uf, Bazo y demás, que cuando dicen a dar problemas, pobrecitos humanos.

Que bonito sería que cada uno de los órganos, fuese algo más sencillo, que si acaso llegara a fallar por alguna razón, no trajera tantas dificultades.

Ay! Es que todo da problemas, el cáncer de senos y útero en la mujer, si estos órganos fueran diferentes, ¡Los senos noooo! Dejémoslos así como son, pero el útero sí que pudiera ser de otra manera, siempre tomando en cuenta que es el lugar donde la procreación tiene su máximo acontecimiento.

La próstata, pobrecitos los hombres, esa glándula es capaz de hacerles pasar durísimos momentos de sufrimiento, no se, si yo fuera entendida en la ciencia médica, podría expresar mejor lo que quiero decir, pero lamentablemente la Anatomía no es mi debilidad, es mas bien mi preocupación, por todas las locuras que se me ocurren.

El cerebro, íntimo amigo de los nervios, con un enjambre de neuronas, válvulas de esto y de aquello, los hemisferios, médula etc., a este órgano le tengo respeto y ¡Miedo!

Es increíble, de su funcionamiento, depende cada movimiento del cuerpo, tiene que ver, desde las uñas de los pies, hasta la hebra de cabello, lo cierto es que el cerebro es un mecanismo del diablo.

Mi tesis es la siguiente: Si el cuerpo humano fuera menos laberíntico, la gente sufriera menos, las enfermedades fueran menos agresivas y se viviría más en paz.

No hay necesidad de que el corazón sea tan enredado, tantas válvulas, venas, arterias, ventrículos, para que?? Solo para que los cardiólogos vivan mejor a costa de los pobrecitos cardíacos. Si el corazón estuviera compuesto digamos de un simple botón, sin tantos “artefactos”, no habría infartos, ni otras cosas.

¡Ay los pulmones! Creo que deben tener un peso como de una tonelada (no me llamen exagerada por favor) además que feos son por Dios y para que dos?? Al igual que los riñones, dos y muchas veces ambos, se deterioran.

Disculpen estas locuras por favor.

El objetivo de estas divagaciones, es que me regalen una sonrisa, ¿Vale?

4 comentarios:

  1. Ja, Ja! La verdad que no sòlo arrancas una sonrisa si no tambièn una reflexiòn. Realmente es un laberinto pero sin èl... creo que deberìamos dedicarnos a otra cosa.

    Inventiva entrada mi querida Miuris, te dejo mis cariños y un hasta pronto

    ResponderEliminar
  2. Verdad que es una locura, pero piénsatelo un poco, mi teoría no es que desaparezcan órganos tan importantes, cada uno de los cuales, desempeña una función, sino que sean menos complicados caramba.

    Total, puras utopías, recogidas una media noche.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. hola Miuris,
    permitiéndome contagiarme de tu locura... de tu bella locura ;), me atrevo a decirte que el cerebro es el rey en todo el cuerpo. Nos domina en toda la fuerza de la expresión. Nos envía impulsos a cualquier organismo. Si supiéramos dominar el cerebro y no permitir que él nos domine, sería la salvación del ser humano: no se fumara y no se sufriría de cáncer en los pulmones; no comeríamos en exceso y no sufriríamos de obesidad y de Verkalkung en las arterias y no sufriríamos de ataques cardiacos, etc...
    Aprender a dominar el cerebro, creo que debería ser nuestra premisa.

    Me fue grato visitarte y conversar sobre el tema!

    un fuerte abrazo, amiga^^

    ResponderEliminar
  4. Cuanta verdad hay en tu reflexíón Rebecca, por eso digo que lo respeto y temo,el cerebro es el rey del cuerpo, el que ordena y manda.

    Sería maravilloso poder dominarlo, pero crees que llegaremos a lograrlo?

    ResponderEliminar

Toc, toc...

Toco tu puerta y no tengo respuesta, clamo tu nombre y no respondes, te busco bajo la luz del sol, en la tiniebla de la noche y en la...