sábado, 26 de enero de 2013

No me preguntes...




 
No me preguntes nunca porqué callo,
porqué se pierde en lontananza mi mirada,
o mi risa se tiñe con matices de llanto.

No indagues porqué  como una fiera me defiendo,
o porqué mis suspiros envuelven mis silencios.
Acaso no lo sabes?

Pregúntate a ti mismo,
profundiza en tu ser, en tus palabras,
no busques en mí una respuesta, que solo habita en ti.

No me preguntes lo que sabes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Brindis!

Esta es la mejor cosecha, el brindis exquisito de las letras.