martes, 15 de enero de 2013

Aquel amor...




 
La tarde está cayendo y en su velo,
envuelve la daga sangrante todavía,
quiere enterrar en el crepúsculo
la palabra que orada con su filo el corazón.

Lo que nunca podrá el velo de esta noche,
es ocultar que a pesar de que te quise,
hoy ya no dices nada a mi piel,
ni a mi alma.  

La tarde con su manto,
sepultó entre su sombra, aquel amor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Brindis!

Esta es la mejor cosecha, el brindis exquisito de las letras.