jueves, 3 de enero de 2013

Estos días de frío



 
El viento, el aire, el sol,
la luz de las farolas al tocar la noche,
es como un conjuro,
como la advocación de algo intocable,
así se muestra el tiempo,
misterioso, indeciso.

Como el disimulo de un beso robado,
o la caricia ardiente que se toma al descuido,
así estos días de frío se quedan en mi piel
y la dejan marcada.

Como un recuerdo,  
unos versos que alguien nos inspira,
como la sal que queda de una ola,
o el efluvio que deja una tarde de lluvia. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Toc, toc...

Toco tu puerta y no tengo respuesta, clamo tu nombre y no respondes, te busco bajo la luz del sol, en la tiniebla de la noche y en la...