viernes, 31 de agosto de 2012

Septiembre


 


Has llegado y casi ni te noto, si alguien no te nombra y no veo que escriben sobre ti, no me habría dado cuenta.
Ay ay, ay septiembre, será que ya no me dices nada?
Puede que si, puede que no, lo cierto es que llegaste y tu llegada de ninguna manera me es indiferente, tal vez conscientemente quise ignorarte, o es posible que me encuentres en circunstancias tan especiales, que por una u otra razón, me pases, simplemente inadvertida.
Pero como olvidarte si te llevo en la sangre, cómo hacer que no llegas, si ya desde mucho antes de arribar, te sentía en mi piel, me miraba al espejo y buscaba en mis ojos, la huella que has dejado.
Te sigo imaginando entre hojas caídas, te recreo en la lluvia escarchada de sol, como un rocío instalado en silencio, apenas perceptible.
No te puedo culpar de traer añoranzas a mi vida, porque cuando llegaste, ya estaba sumergida en un mar de nostalgia, vendaval de recuerdos, avalanchas de colores de otoño, nubes doradas que vienen a provocar mi fantasía.
Septiembre de morriñas, de ocres atardeceres, de solecitos de oro, de quiméricas rutas, de sueños que persisten, de besos que se han dado, otros que viven en el profundo anhelo de cosas que están ahí y al parecer se han ido.
Caricias, vaguedades, septiembre es antesala, preludio, realidad, entelequia.
Ay septiembre, parece que fue ayer que te marchaste y otra vez has llegado y alborotas con sonido de viento que desnuda, ruido de alas de mariposas en vuelo, libélulas que al sol lanzan sus transparencias, reflejando en sus alas un sol cansino y triste.
Me quedo con tus flores, con tu aroma de caracola enterrada en la arena, cortaré un haz inmenso en el véspero ocre, tómalo, es para ti, que mas puedo decir, bienvenido septiembre.   

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Toc, toc...

Toco tu puerta y no tengo respuesta, clamo tu nombre y no respondes, te busco bajo la luz del sol, en la tiniebla de la noche y en la...