martes, 7 de agosto de 2012

Silencio cobarde


No lo dijimos,
callaste tu y yo también lo hice,
ninguno dijo nada,
pero nuestras miradas hablaban sin palabras.

En tus ojos leí tu desamor,
tu en los míos leerías mi total indiferencia.

Las palabras sobraban,
cada uno tomó el camino que mas pronto alejara uno del otro.

Cada cual por su lado,
trataría de matar el dolor que ocasiona
la muerte del amor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Brindis!

Esta es la mejor cosecha, el brindis exquisito de las letras.