Donde el cactus es una piedra más de los caminos y reverbera el sol y la noche es irradiada por estrellas que parecen caer sobre la blancura de los jazmines que pueblan mis recuerdos, allí empecé a soñar.Soy un latido más de una ciudad que es un corazón, dos cielos me cubren, el propio y otro que el amor me ha dado: Sevilla, una ciudad pasión y melodía.Escritora de muchas letras que no siempre tal vez son leídas, pero escritas con mucho corazón, con ellas edifiqué estas vendimias, anhelando encontrar la mejor cepa y recoger la cosecha más selecta.Soñadora, edificadora de utopías, romántica, idealista y otras circunstancias desfasadas, no me importa, ¡Escribir es mi pasión!

lunes, 3 de septiembre de 2012

Rayos de luna


Clavada en tu piel,
recorro los caminos, por donde tantas veces,
mis manos transitaron.

Me estremezco,
sumergida en la noche, busco en la oscuridad,
el amparo de un rayo de luna,
el mismo acaso que tantas noches nos cubrió.

Miro, busco, sueño,
todo mi ser es una rebelión,
le pregunto a la luna donde estás, porque te has ido.

Siento sobre mi piel un ardiente rubor,
es como si la luz de plata me quemara,
parece que quisiera hablar a mis sentidos,       
me quema su contacto.

El fulgor de la luna me golpea, araño tu recuerdo,
siento como si una fuerza me empujara a ser libre,
acatando una voz sin palabra que grita en mi interior,
tiembla mi cuerpo, estoy desnuda!

La noche, la luna, el viento, todos saben de ti,
pero yo nada soy, ni nadie,
seguiré sin saber, porqué, ni adonde fuiste,
total si nada importa ya.  

No hay comentarios:

Publicar un comentario