miércoles, 5 de septiembre de 2012

Un hombre de La Mancha



Es un hombre de La Mancha, heredero de la hidalguía del Quijote y depositario de sus fantasías, solo que Andrés Iniesta pisa tierra firme.
No soy muy de fútbol, sin embargo, no me pasó desapercibido su perfil, me llamó la atención el aire de humildad que le cubre, hasta el extremo de que ni en las grandiosas jugadas que protagoniza, muestra esa aureola de orgullo que cubre a otros.
Acaba de obtener un premio y me sentí motivada a contar en mi blog, la admiración por este manchego de Fuentealbilla, Albacete, nombrado por la UEFA como Mejor Futbolista de Europa de la temporada 2012-2013.
Sus palabras al recibir el premio, lo dicen todo:
Estoy feliz. Muy contento de haber ganado este trofeo. Sobre todo es un privilegio estar en el podio con estos dos monstruos del fútbol. Quiero compartir este premio con Leo, mi compañero, y el resto de compañeros de equipo y de selección porque sin ellos el premio no tiene sentido”.
Cuando me enteré, sentí una gran alegría y la satisfacción de saber que fue esta, una de las pocas veces en que se impone la justicia, eso me llenó de alegría y por eso se lo estoy comentando, aunque ustedes, ya se habrán enterado.
Estaba nominado junto a dos astros mas, Cristiano Ronaldo y Lionel Messi, éstos sin duda, no daban crédito a que alguien les arrancara el galardón y mira por donde el muchacho de Fuentealbilla con su sonrisa de niño bueno, se levantó con esa humildad que le caracteriza y se llevó el trofeo, que bien Iniesta, te lo mereces.
Ahora pujaremos para que te lleves a tu museo de premios al Balón de Oro, confiemos en que será tuyo, así que ya puedes hacerle un sitio, porque será todo tuyo.
Investigando sobre él, me he enterado de que es un laureado futbolista que tiene en su haber varios galardones, pero el mejor de todos, es el que le otorga la gente por su manera de ir por la vida.




No hay comentarios:

Publicar un comentario

Toc, toc...

Toco tu puerta y no tengo respuesta, clamo tu nombre y no respondes, te busco bajo la luz del sol, en la tiniebla de la noche y en la...