miércoles, 26 de septiembre de 2012

El paso del tiempo




Caen las hojas del calendario y mientras lo hacen, son como mapas en la piel, huellas de caminos, pinceladas de otro tiempo.
Van y vienen los meses, llegan días simbólicos marcados por acontecimientos especiales.

Días de calor ardiente que han dejado recuerdos, nostalgias, añoranzas, tardes de cálida melancolía, que huelen a café y conservan el aroma de la ilusión de entonces.

Pasa el tiempo, se encadenan las horas para formar una red donde se van acumulando los deseos, los recuerdos…

Sube y baja el telón de este gran escenario que es la vida y los actores no aprendemos de memoria unos textos que tendremos que escenificar, porque tienen letras que nos aturde el alma, desfilamos por esta pasarela inmensa y preferimos llevar el rostro pixelazo, para que nadie note que nuestros brillan demasiado y que ese fulgor, es solo un vapor de llanto que pretendemos esconder.

No sabemos que desear, si pedir al tiempo que se detenga, o mejor desear que corra, que continúe sigue con tu carrera desbocada y loca, mientras recorremos con el pensamiento, los evocaciones de otros días, otros meses, otros años, mejores o peores? Es igual porque de todos modos ya pasaron.

Valoremos y atesoremos el día de hoy, la noche de ahora, lo que somos y tenemos hoy.    

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Toc, toc...

Toco tu puerta y no tengo respuesta, clamo tu nombre y no respondes, te busco bajo la luz del sol, en la tiniebla de la noche y en la...