lunes, 2 de abril de 2012

Humm!


A quien no le gusta y quien no le ha dado un mordisco o se lo ha comido todo de un tirón?
Si señores, hablamos del sándwich, ese rico bocadillo a partir del cual han surgido otros en diferentes partes del mundo, dos lonjas de pan que pueden llevar adentro lo que sea y es apetecible.
Saben que dentro de poco estará de aniversario y que serán 250 los años que va a cumplir el  sándwich.
Ah, pero quiero contarles además que se llama así porque nació en la ciudad inglesa de Sándwich y en este caso debemos escribirlo en mayúscula, aunque por su importancia gastronómica y su discurrir por el mundo, bien merece este bocadito, la letra mayúscula.  
Sándwich, (la ciudad), está situada en el condado de Kent y desde ya está de fiesta anticipando la llegada en mayo de los 250 años del rey de la gastronomía “utilitaria”, su majestad el sándwich.
Sándwich, emparedado, bocata, como se llama, así sencillo como lo vemos tiene una historia de sangre azul, como que nació en el Reino Unido y tiene conexión con Jhon Montagu IV Conde de Sándwich, quien debido a su excesiva pasión por los naipes, dejaba pasar el horario del almuerzo y en una de esa partidas interminables, pidió a su mayordomo  una porción de carne entre dos rebanadas de pan, se comería rápido con una mano sin ensuciar los dedos  interrumpir el juego, los amigos del conde cuando lo vieron comer y jugar al mismo tiempo, le imitaron de inmediato y empezaron a comer carne entre dos rebanas de pan.
Así de fácil nació el sándwich, que no solo era servido en mesas de juego, sino en congresos, discusiones políticas, reuniones de amigos…
Como siempre, todo cuanto se sale de lo común, hasta el sándwich, tiene mas de una versión en su historia, por eso además se dice que este bocadillo viene desde muy atrás, tanto como el siglo I antes de nuestra Era y su origen está asociado a un rabino de Babilonia, se imaginan a esa gente comiendo nuestro sándwich?
Pues en ese caso se dice que el emparedado estaba compuesto por dos galletas duras, nueces molidas y porciones de manzana, así era el primer sándwich de la historia popularizado por el Conde de Montagu.
A América lo llevó en su libro de cocina Elizabeth Leslie, escritora británica, hoy en día se conoce en todo el mundo, jamón, queso, huevos, tomate, lechuga, embutidos, tocino, mayonesa, mantequilla, humm, mejor no sigo, me va a dar hambre y estoy a dieta.

1 comentario:

  1. Miurius, haces arte y poesía hasta de un simple sandwich, jajaja. Aprovecho para desearte una espléndida Semana Santa, aunque lluviosa, eso sí. Besitos.

    ResponderEliminar

Toc, toc...

Toco tu puerta y no tengo respuesta, clamo tu nombre y no respondes, te busco bajo la luz del sol, en la tiniebla de la noche y en la...