domingo, 8 de abril de 2012

Siempre adiós


 
Cerró la puerta
y se perdió en la noche,
sus pasos resonaban
como lobos aullando.
Marcharon tras él las mariposas negras del dolor,
promesas incumplidas, 
trozos de sueños naufragados.
Se marchó sin saber que con su ausencia,
se rompía la cadena sombría de su intolerancia.
Se alejaba dejando tras de si, 
una triste huella de indolencia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Toc, toc...

Toco tu puerta y no tengo respuesta, clamo tu nombre y no respondes, te busco bajo la luz del sol, en la tiniebla de la noche y en la...