Donde el cactus es una piedra más de los caminos y reverbera el sol y la noche es irradiada por estrellas que parecen caer sobre la blancura de los jazmines que pueblan mis recuerdos, allí empecé a soñar.Soy un latido más de una ciudad que es un corazón, dos cielos me cubren, el propio y otro que el amor me ha dado: Sevilla, una ciudad pasión y melodía.Escritora de muchas letras que no siempre tal vez son leídas, pero escritas con mucho corazón, con ellas edifiqué estas vendimias, anhelando encontrar la mejor cepa y recoger la cosecha más selecta.Soñadora, edificadora de utopías, romántica, idealista y otras circunstancias desfasadas, no me importa, ¡Escribir es mi pasión!

martes, 11 de septiembre de 2012

Tu no estás!


En la febril congoja de mis horas vacías,
en el confín agreste de los días sin fin,
en la hondura insondable de la noche
y en la tenaz carrera de la vida,
Miro hacia atrás, hacia arriba, hacia los lados,
y compungida, sola y abatida,
mi mirada se cierra y abre desmesurada,
Tu no estás!
Te he buscado en la noche,
en la clara pendiente de mis días,
te busco en la distancia,
en las olas del mar, en las aguas del río,
Tu no estás!
Esta casa vacía, frías mis manos,
el café  amargo
 la vida se me vuelca en silencios
no es un sueño,
estoy sola!

No hay comentarios:

Publicar un comentario