jueves, 18 de julio de 2013

Mala costumbre




Tengo la mala costumbre de soñar,
no aprendo que la vida es realidad,
que utopías si acaso dan felicidad,
es como un globo que revienta al contacto con la luz.

Tengo la mala costumbre
de ilusionarme con la luz del día
y cada noche,
como pompas de jabón, vuela mi fantasía.

Un nido de cristal desmoronado,
nubes de algodón que se deshacen,
una risa con tinte de payaso,
es el sarcástico recuento de esta historia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Toc, toc...

Toco tu puerta y no tengo respuesta, clamo tu nombre y no respondes, te busco bajo la luz del sol, en la tiniebla de la noche y en la...