domingo, 24 de octubre de 2010

Reflexiones...



Una puerta cerrada,

un mirada airada,

la sonrisa forzada

un pensamiento errado.

La llave de la puerta,

se perdió en el naufragio

de las horas vacías.

La palabra se traba en la garganta,

las ideas atadas,

sin poder liberarse,

el vaivén de la vida

navega en una barca

donde habita el hastío.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Brindis!

Esta es la mejor cosecha, el brindis exquisito de las letras.