Donde el cactus es una piedra más de los caminos y reverbera el sol y la noche es irradiada por estrellas que parecen caer sobre la blancura de los jazmines que pueblan mis recuerdos, allí empecé a soñar.Soy un latido más de una ciudad que es un corazón, dos cielos me cubren, el propio y otro que el amor me ha dado: Sevilla, una ciudad pasión y melodía.Escritora de muchas letras que no siempre tal vez son leídas, pero escritas con mucho corazón, con ellas edifiqué estas vendimias, anhelando encontrar la mejor cepa y recoger la cosecha más selecta.Soñadora, edificadora de utopías, romántica, idealista y otras circunstancias desfasadas, no me importa, ¡Escribir es mi pasión!

jueves, 28 de octubre de 2010

Sin título


Quien te entiende vida,

me espantan tus designios,

me asombra tu manera

de jugar con la gente.

Nos vuelves cera blanda,

nos humillas, nos pisoteas,

eres como Nerón,

enciendes la cerilla,

viendo como arde el mundo

entre tus fauces.

Somos en tu mapa,

Marionetas agitadas por un hilo

que mueves a tu antojo,

fichas en un tablero

y tú, tramposa infame,

las colocas donde mejor te place.

Que ironía!

Dicen que eres su antagonista,

creo en cambio, que son grandes aliadas,

a cuantos, para cuando,

nos tendrás sentenciados,

para asestarnos tu aguijón venenoso,

sicaria perversa de la muerte.

6 comentarios:

  1. contrapuesta entre la vida y la muerte.... en versos qeue bien claro grita ese sentir poetico lindo amiga

    abrazos
    linda semana

    saludos

    ResponderEliminar
  2. Buenas noches Poeta, la gran verdad, única que nos concierne a todos y nos hace iguales.

    Gracias por sus palabras amigo.
    Abrazos

    ResponderEliminar
  3. Miuris: muy profundas tus letras ante una verdad indiscutible, hermoso poema en tus letras, antes de saludarte como andas tu, yo te perdi el rastro , un abrazo y muchos Bss

    ResponderEliminar
  4. La vida, cansada de nosotros, pide ayuda a su hermana mayor, la cual, capaz de hacernos dormir por más tiempo, acepta infaliblemente la carga.
    ¿Quién puede entenderte, vida?
    Precioso y profundo poema, como los tuyos siempre son, Miuris.
    Recibe un gran abrazo de un compatriota, un humilde visitante que hoy vino a tus vendimias, a saludarte, amiga, y cosechar las uvas de tus encantadores versos.

    ResponderEliminar
  5. Hola Robi, es verdad, habíamos perdido el rastro, pues yo estoy muy bien, tu como andas.

    Gracias por la visita, un cordial saludo.

    ResponderEliminar
  6. Mi querido Cristino, siempre guardo un afecto especial por mi amigo y hermano, gracias por esas palabras hacia mis letras.

    Un abrazo cordial.

    ResponderEliminar