martes, 30 de octubre de 2012

Una gota de escarcha



 
Mi ventana se opaca,
en ella detenida, silente y obstinada
tiembla la gota que a mi alma encadena.

Es como una promesa o una imprecación,
es la huella que clavada en mí,
me ata y domina.

Mi ventana no sabe lo que siento,
está cerrada y muda,
ella solo es  el punto donde cuelga la noche
una gota de escarcha que arranca del rocío.  

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Toc, toc...

Toco tu puerta y no tengo respuesta, clamo tu nombre y no respondes, te busco bajo la luz del sol, en la tiniebla de la noche y en la...