viernes, 27 de julio de 2012

Volver para volver



 

Como duele volver para volver,
contrastes de emociones,
sentimientos que se bifurcan como un camino agreste,
o una senda verde.
Recuerdos que no mueren, se adormecen tan solo
para despertar reverdecidos o para hacer que se encrespe el corazón
cuando pretende dividirse y se quiebra de impotencia.
Huellas que van quedando marcadas allá, acá,
en la infinita pequeñez de un mundo que no es otra cosa
que un pañuelo enlazado por sus cuatro esquinas
y en su fondo, nos balancea como títeres de un triste espectáculo.
No somos dueños de nada, nada somos y nada tenemos,
en este laberinto de universo,
somos obligados a dividir el corazón,
que desconsolado y pesaroso,
revienta al fin sin remisión ni fuerza. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Toc, toc...

Toco tu puerta y no tengo respuesta, clamo tu nombre y no respondes, te busco bajo la luz del sol, en la tiniebla de la noche y en la...