Donde el cactus es una piedra más de los caminos y reverbera el sol y la noche es irradiada por estrellas que parecen caer sobre la blancura de los jazmines que pueblan mis recuerdos, allí empecé a soñar.Soy un latido más de una ciudad que es un corazón, dos cielos me cubren, el propio y otro que el amor me ha dado: Sevilla, una ciudad pasión y melodía.Escritora de muchas letras que no siempre tal vez son leídas, pero escritas con mucho corazón, con ellas edifiqué estas vendimias, anhelando encontrar la mejor cepa y recoger la cosecha más selecta.Soñadora, edificadora de utopías, romántica, idealista y otras circunstancias desfasadas, no me importa, ¡Escribir es mi pasión!

domingo, 14 de octubre de 2012

Caminando sola




 


Se puso el abrigo,
ajustó sus gafas,
se miró al espejo
y cualquiera al verla habría pensado,
que el cielo en sus ojos estaba pintado.

Ni una sonrisa,
tan solo en sus labios un rictus amargo,
única señal de que estaba viva.

En una mirada envolvió al momento,
y abriendo la puerta se marchó en silencio,
caminaba leve, como si en cada pisada marcara su adiós.

Miraba hacia el frente,
pensando quizás adonde llegar,
si lo mismo daba quedarse o partir.

Se perdió en la tarde sin sol y sin luz,
Ni cuenta se daba que anochecía,
o de que llovía y el agua empapaba.

Siguió su camino sin norte ni sino,
un camino largo que no terminaba,
la cubrió de polvo cayendo rendida,
nadie la miraba, nadie la esperaba… …

2 comentarios:

  1. Como siempre, tus letras son esmeradas y muy cálidas. Un placer saludarte, Miurius. buena semana.

    ResponderEliminar
  2. Vengo del blog de Luz María Jiménez Faro y me ha encantado tu Rincón; por lo cual, si no te importa, me gustaría ser Seguidor de tan Bello Espacio, lleno de Magia, Sentimientos, Sensaciones y Fantasía.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar