Donde el cactus es una piedra más de los caminos y reverbera el sol y la noche es irradiada por estrellas que parecen caer sobre la blancura de los jazmines que pueblan mis recuerdos, allí empecé a soñar.Soy un latido más de una ciudad que es un corazón, dos cielos me cubren, el propio y otro que el amor me ha dado: Sevilla, una ciudad pasión y melodía.Escritora de muchas letras que no siempre tal vez son leídas, pero escritas con mucho corazón, con ellas edifiqué estas vendimias, anhelando encontrar la mejor cepa y recoger la cosecha más selecta.Soñadora, edificadora de utopías, romántica, idealista y otras circunstancias desfasadas, no me importa, ¡Escribir es mi pasión!

domingo, 7 de octubre de 2012

Buen domingo




Domingo esplendoroso, cielo casi azul, casi podría decir que es primavera, revientan los colores de las flores, vibra el amor al rojo vivo, el cariño familiar palpita abrazado a la ternura anhelando encuentro para los que están lejos, calentando en amoroso nido a los que están allí, cerca del nido del hogar, dentro del corazón y preferencia de la madre, de los hermanos.


Ante panorama tan maravilloso no podemos hacer otra cosa que bendecir, agradecer al Altísimo que nos coloca justo en medio de los eslabones de la cadena que nos une como seres humanos.


Que viva la vida, que aún fluctuando entre sus vaivenes nos da un rayo de sol para vestirnos de luz, que viva la familia, la amistad, el amor.


Que viva mi tierra, mi América entera porque diseminada en su geografía se encuentran amores a los que me atan lazos de sangre y verdadero amor de familia.


Un ole fuerte y lleno de sentimiento por España y en especial por esta Sevilla que me presta su cielo para cubrirme, su tierra para para caminar en libertad, cálido amor para sentirme realizada, abrigarme en el frío, abrazarme cada día y calentar mis manos cuando las enfría el viento.
Buen domingo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario