domingo, 2 de diciembre de 2012

Huellas...





Del salón a la cocina,
de la alcoba al balcón,
desde mi más recóndito latido,
van dejando mis huellas una estela,
un vestigio afligido, 
huella que solo a mis ojos se muestra.

Es un surco sutil que a mi paso prodiga,
 el anhelo de  que vuelvas a amarme.

1 comentario:

  1. Qué gran texto: breve, conciso, poderoso. Un gusto siempre el leerte. Saludos.

    ResponderEliminar

Toc, toc...

Toco tu puerta y no tengo respuesta, clamo tu nombre y no respondes, te busco bajo la luz del sol, en la tiniebla de la noche y en la...