Donde el cactus es una piedra más de los caminos y reverbera el sol y la noche es irradiada por estrellas que parecen caer sobre la blancura de los jazmines que pueblan mis recuerdos, allí empecé a soñar.Soy un latido más de una ciudad que es un corazón, dos cielos me cubren, el propio y otro que el amor me ha dado: Sevilla, una ciudad pasión y melodía.Escritora de muchas letras que no siempre tal vez son leídas, pero escritas con mucho corazón, con ellas edifiqué estas vendimias, anhelando encontrar la mejor cepa y recoger la cosecha más selecta.Soñadora, edificadora de utopías, romántica, idealista y otras circunstancias desfasadas, no me importa, ¡Escribir es mi pasión!

sábado, 4 de mayo de 2013




Ha callado su voz, mas no así acallará el ritmo de las miles de letras que escribió y que hechas música, llenaron el pentagrama recorriendo los escenarios de los años cuarenta y cincuenta.

César Portillo de la luz, el cubano que a los 19 años empezaba a rasgar una guitarra, sin imaginar quizás que el prodigio de sus futuras creaciones, en las voces de tantos y tantas que las entonaban, iban a llenar de magia a una época caracterizada por la bohemia.

En la segunda mitad de la década de los 40’s, junto a otros compañeros que también traspasarían el umbral de la gloria musical, creó un nuevo género, con elementos diferentes y expresivos que pasarían a ser parte del contexto de aquellas canciones hechas para los trovadores.

Fue este músico y compositor, quien junto a otros músicos cubanos proclamaron un movimiento de hispanización del término feeling a filin, que no es otra que el sentimiento que caracterizó al bolero de los años cuarenta – cincuenta, incorporándole los elementos armónicos y melódicos del Jazz.

Una música que llegó para quedarse, aún en este siglo de tecnología y modernismo un tanto estrambótico, el filin se mantiene e increíblemente está en el gusto de muchos jóvenes de hoy.

Ha muerto uno de los creadores del maravilloso filin, ese que llegando a los oídos infantiles de muchos adultos de hoy, empezaba a sembrar en ellos la preferencia por ese género medio tristón, pero pleno en melodía, influenciado por el Jazz, pero con una personalidad muy propia.

César Portillo de la Luz, nacido en La Habana el 31 de octubre de 1922, ha muerto en la misma ciudad donde vio la luz, el 4 de mayo de 2013, su luz no se apaga, porque seguirá encendida cada vez que se cante “Contigo en la Distancia”, “Tú mi delirio”, “Es nuestra canción” y otras tantas que escribiera este genio de la letra musicalizada.

Cantantes como Lucho Gatica, Plácido Domingo, Pedro Infante, Nat King Cole, Luis Mariano, German Valdez Tin Tan, Pedro Vargas, Fernando Fernández, José José y otros de épocas más recientes como Luis Miguel, José José , Pedro Vargas, Lucho Gatica, Fernando Fernández, Luis Miguel, Caetano Veloso y Christina Aguilera entre otros, han interpretado su creaciones.

Noventa años, mucha vida se diría, todo depende del cristal con que se mire, la riqueza de la vida de Portillo de la Luz no puede mirarse de otra manera que no sea, la luna de plata de una serenata, la luz incandescente de un escenario, el beso y pasión de una pareja de enamorados.

No solo Iberoamérica pierde a uno de sus grandes, lo pierde el mundo, lo sentirán los hijos de las alianzas surgidas bajo el influjo de su música, los corazones de los veteranos que tararearon y bailaron sus boleros, los maduros que de niños, le conocieron escuchándole de lejos en un sonido que llegaba enredado en la brisa con esencia de jazmines y azucenas.

Aún no empezaban a volar las mariposas y los sueños yacían adormecidos aguardando el momento justo de su estallido, allí permanecerían encerradas las notas de las canciones de Portillo de la Luz.

Bailemos esta madrugada de manera entrañable con su música, apaguemos la luz y en silencio escuchemos, como si pudiésemos expresarle al insigne compositor, como es de inmenso el amor, o prometerle que le recordaremos y como dijo en una de sus canciones más emblemáticas, “contigo a la distancia”, siempre estaremos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario