Donde el cactus es una piedra más de los caminos y reverbera el sol y la noche es irradiada por estrellas que parecen caer sobre la blancura de los jazmines que pueblan mis recuerdos, allí empecé a soñar.Soy un latido más de una ciudad que es un corazón, dos cielos me cubren, el propio y otro que el amor me ha dado: Sevilla, una ciudad pasión y melodía.Escritora de muchas letras que no siempre tal vez son leídas, pero escritas con mucho corazón, con ellas edifiqué estas vendimias, anhelando encontrar la mejor cepa y recoger la cosecha más selecta.Soñadora, edificadora de utopías, romántica, idealista y otras circunstancias desfasadas, no me importa, ¡Escribir es mi pasión!

lunes, 17 de diciembre de 2012

A nadie importa nada



A nadie importa nada,
a quien importa que ría o que llore,
a quien importa
que muera intentando vivir.

A nadie importa nada,
que no sea su propia vida.

Ni este, ni aquel, ni el otro,
ni la otra…
 
Nadie va a darse cuenta
de que en la vida hay alguien más.

Parecería que pienso
que el mundo es egoísta,
pero no!

El mundo es ciego, sordo y mudo,
somos nosotros,
seres humanos fríos
que cerramos los ojos
y solo los abrimos
si algo nos afecta.

A quien importa
que mis lágrimas formen olas de sal,
a nadie, 
ni siquiera a mi misma,
que de ellas me río.

1 comentario: