lunes, 11 de junio de 2012

Pide...


 
Pide, sabrás que no existe nada que no pueda darte,
toca mi puerta y mi umbral estará abierto siempre para ti,
soy una mariposa de alas disecadas a la espera de tu gota de rocío
para irrigarse.
Llama y antes de que termines de pronunciar mi nombre,
mi voz te habrá respondido.
Llama, toca, pide, roza los límites de lo creas imposible,
verás que puedo derribarlos todos,
ven a mi, no dejes que naufrague entre olas de soledad,
acércate a mi lado, mi casa es una hoguera apagada que aguarda tu calor.
No seas cobarde, rebélate, di lo que quieres,
si me tocaras, ya jamás podrías marcharte,
no te resistas a los gritos que como alaridos te dominan.     

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Toc, toc...

Toco tu puerta y no tengo respuesta, clamo tu nombre y no respondes, te busco bajo la luz del sol, en la tiniebla de la noche y en la...