viernes, 15 de junio de 2012

Fue un adiós


 
Aquella despedida no fue un simple hasta luego,
fue un adiós que a conciencia nos dijimos.
Porque así tenía que ser,
amar es otra cosa,
amar es darse todo y si algo queda, dárselo también.
Siempre habrá alguien a quien decir adiós,
El amor cuando llega, lo hace sin avisar,
sin tocar puerta.
No me obligues a amarte, no podría
 porque mi corazón se niega
 a estallar ante el tuyo de emoción. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Toc, toc...

Toco tu puerta y no tengo respuesta, clamo tu nombre y no respondes, te busco bajo la luz del sol, en la tiniebla de la noche y en la...