jueves, 10 de mayo de 2012

Huida de la tarde


La tarde acribillada de nostalgia,
cuasi llora, cuasi escapa,
desleída entre rosa y violeta,
envuelta en nubes, aireada de sol,
le espera el crepúsculo aletargado de penumbras
y la tarde huye de las sombras,
teme rendirse a los brazos de la noche,
que exprime su último destello de luz y la deja en silueta.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Brindis!

Esta es la mejor cosecha, el brindis exquisito de las letras.