viernes, 15 de julio de 2011

Blanca y radiante, iba la novia...


Ni blanca ni radiante, silenciosa y llorosa, sube escoltando el espíritu de quien la hizo famosa en todo el mundo, hoy a bordo de la barca, vuela al éter llevando entre el tic tac del reloj, las notas de esa novia, camino a otro altar, el que será su eterno remanso.

La novia va caminando sola hacia el altar, va cabizbaja y triste, ha muerto su creador.

Juan Antonio Espinoza Prieto, nacido en Iquique, Chile, actor y cantante, ha muerto hoy. Con su partida, rompe en llanto el pentagrama musical y se parte en mil pedazos el recuerdo, los recogemos uno por uno y los acomodamos para guardarlo en nuestros corazones y atesorar la voz entrecortada y melodiosa de este ruiseñor que en las alturas de Los Andes, aprendió a guardar bajo la nieve, el eco de su voz para que la enfermedad que atacaba su cuerpo, no pudiera abatirla.

América entera y España, supieron de sus canciones y admiraron sus películas, su gran despegue fue en la década de los 50's y principios de los 60's. Fue el autor mimado de nuestras tías, madres, abuelas, siendo niña, escuchaba a mis hermanas mayores y a mi tía, cantar sus canciones, nunca olvidé las letras y melodía de La Novia.

También formaban parte de su repertorio, los reconocidos boleros “La barca' y 'El reloj'.

Como actor, participó en una treintena de películas, la mayor parte de ellas realizadas en España, Argentina y México.

2 comentarios:

  1. No conocía apenas la trayectoria de Antonio Prieto, pero el tema que haces mención, mucho a través de mis padres y me gustaba cantidad.
    Que en paz descanse.
    Un abrazo, Miuris

    ResponderEliminar
  2. Que en paz descanse,no conozco el tema...Pero me gusta eso de ni blanca ni radiante,besos Miuris...Que pase buen domingo

    ResponderEliminar

Toc, toc...

Toco tu puerta y no tengo respuesta, clamo tu nombre y no respondes, te busco bajo la luz del sol, en la tiniebla de la noche y en la...