jueves, 7 de julio de 2011

Bienvenido Viernes


Viernes!

Increíble como el tiempo,

arrasa con las horas,

pasa la vida rauda,

corren días y noches

grabando en cada instante,

la huella del vacío.

Cuelgan de mi balcón

las flores del recuerdo y del olvido,

deshojo margaritas sin interrogantes,

quisiera herir al tiempo,

antes de que éste absorba mi existencia.

La rutina como una cárcel

nos encierra entre muros de espanto,

me asfixio, me estrangula el hastío,

me desquicia el tic tac del reloj

y sin embargo,

no dejo de mirarle.

Hay que volar!

Abatir las alas, evadirnos,

escapar de la apatía

que nos atrapa en el cerco de sus brazos.

3 comentarios:

  1. Pa ello no importa que sea viernes o cualquier otro día, siempre es buen momento para romper con esa rutina que llega a asfixiarnos.
    Buena reflexión, Miuris.
    Un beso

    ResponderEliminar
  2. Gracias Arruillo, buen fin de semana.

    Abrazos

    ResponderEliminar
  3. El tiempo que todo lo borra, todo lo cura, es implacable al final, se las va cobrando a todos de a poquito. Por eso digo: "vamos a disfrutar la vida"...difrustémosla pensando al mismo tiempo, ni no todo, en Dios...

    ResponderEliminar

Toc, toc...

Toco tu puerta y no tengo respuesta, clamo tu nombre y no respondes, te busco bajo la luz del sol, en la tiniebla de la noche y en la...