Donde el cactus es una piedra más de los caminos y reverbera el sol y la noche es irradiada por estrellas que parecen caer sobre la blancura de los jazmines que pueblan mis recuerdos, allí empecé a soñar.Soy un latido más de una ciudad que es un corazón, dos cielos me cubren, el propio y otro que el amor me ha dado: Sevilla, una ciudad pasión y melodía.Escritora de muchas letras que no siempre tal vez son leídas, pero escritas con mucho corazón, con ellas edifiqué estas vendimias, anhelando encontrar la mejor cepa y recoger la cosecha más selecta.Soñadora, edificadora de utopías, romántica, idealista y otras circunstancias desfasadas, no me importa, ¡Escribir es mi pasión!

miércoles, 6 de junio de 2012

Venus y el Sol




Paseaba despacio,
levitaba sobre un mar de nubes que celosas,
pretendían cubrirla entre vapores de humedad,
pero la diosa impávida era fuego que enardecía
tal su belleza, que el sol al verla,
enloquecido de pasión,
sus rayos encendió para cubrirla.
Fue un destello,
un pantallazo que desde el espacio,
a la tierra llegaba,
para quedar grabado en el recuerdo.
Venus y el sol se amaron,
y robando belleza a las estrellas,
Entre quejidos de pasión,
su estela luminosa,
cristalizó en vehemente orgasmo
dejando conmovidos cielo y tierra. 

1 comentario:

  1. Wow que preciosa, Miuris, te ha salido genial
    feliz finde
    besos

    ResponderEliminar