Donde el cactus es una piedra más de los caminos y reverbera el sol y la noche es irradiada por estrellas que parecen caer sobre la blancura de los jazmines que pueblan mis recuerdos, allí empecé a soñar.Soy un latido más de una ciudad que es un corazón, dos cielos me cubren, el propio y otro que el amor me ha dado: Sevilla, una ciudad pasión y melodía.Escritora de muchas letras que no siempre tal vez son leídas, pero escritas con mucho corazón, con ellas edifiqué estas vendimias, anhelando encontrar la mejor cepa y recoger la cosecha más selecta.Soñadora, edificadora de utopías, romántica, idealista y otras circunstancias desfasadas, no me importa, ¡Escribir es mi pasión!

sábado, 9 de julio de 2011

Emociones


Un aleteo,

un suspiro, un gemido,

mi piel resucitaba entre las sábanas,

y aletargada,

me venció la emoción.

Unas caricias,

demasiado reales para haberlo soñado,

tenías que ser tú,

porque solo tus manos

conocen de mi cuerpo,

las rutas que me llevan al placer.

Atrevido debate de besos y caricias,

mis sentidos abiertos y mis ojos cerrados,

tus manos como inquietas marionetas,

bajaban y subían,

la humedad de tu boca

invadió los confines de la mía

y entre besos de fuego,

bajo la seda de una sábana,

nos sorprendió la luz del día…

No hay comentarios:

Publicar un comentario