Donde el cactus es una piedra más de los caminos y reverbera el sol y la noche es irradiada por estrellas que parecen caer sobre la blancura de los jazmines que pueblan mis recuerdos, allí empecé a soñar.Soy un latido más de una ciudad que es un corazón, dos cielos me cubren, el propio y otro que el amor me ha dado: Sevilla, una ciudad pasión y melodía.Escritora de muchas letras que no siempre tal vez son leídas, pero escritas con mucho corazón, con ellas edifiqué estas vendimias, anhelando encontrar la mejor cepa y recoger la cosecha más selecta.Soñadora, edificadora de utopías, romántica, idealista y otras circunstancias desfasadas, no me importa, ¡Escribir es mi pasión!

lunes, 6 de junio de 2011

Perdidos...


Perdidos,

confundidos en la vorágine,

Cada uno sumergido en su mundo,

universos de inquietudes,

mas que fantasías,

quimeras que nos enredan,

utopías que edifica el ingenio.

Mundo de papel,

vida de oropel,

perversos afanes

de virginal semblante.

Princesas inventadas

en noches afiebradas,

heroínas convulsas de batallas ficticios,

estrellas apagadas por un vendaval,

Indomables atrevidos

en abierta litis con lo imposible.

Quien se atreve a llamarnos cobardes!

2 comentarios:

  1. ¡Hermoso poema Miuris!Estrellas apagadas por un vendaval, siempre es un placer leerte querida amiga.
    ¡¡Un abrazo grande!!

    ResponderEliminar
  2. Gracias Isota, mi buena amiga de Canarias, siempre es una alegría recibir tus comentarios y visita.

    Un abrazote como tu mar de grande, luminoso y azul.
    Buen domingo

    ResponderEliminar