Donde el cactus es una piedra más de los caminos y reverbera el sol y la noche es irradiada por estrellas que parecen caer sobre la blancura de los jazmines que pueblan mis recuerdos, allí empecé a soñar.Soy un latido más de una ciudad que es un corazón, dos cielos me cubren, el propio y otro que el amor me ha dado: Sevilla, una ciudad pasión y melodía.Escritora de muchas letras que no siempre tal vez son leídas, pero escritas con mucho corazón, con ellas edifiqué estas vendimias, anhelando encontrar la mejor cepa y recoger la cosecha más selecta.Soñadora, edificadora de utopías, romántica, idealista y otras circunstancias desfasadas, no me importa, ¡Escribir es mi pasión!

sábado, 18 de junio de 2011

Ecos de la noche


Los ecos de la noche

se vienen encima,

sombra, niebla,

suspenso y espesura.

Tengo miedo!

Vuelvo a temer

a los fantasmas

que se meten en mis sueños

y me trastornan.

Miedo a los sonidos altisonantes

que me sacuden,

quedaron atrapados en mi piel,

estremecimientos, aprensiones.

Extraño el rumor del silencio,

me hace falta mi música,

mis sueños, mi esperanza.

Todo me sobresalta,

el timbre del teléfono,

ladridos de los perros,

aullidos de los gatos bordeando tejados.

Oh noches de mi infancia,

tan llenas de sosiego,

de aromas de jazmines y azucenas,

porqué no somos eternamente niños,

porqué la vida nos enreda en sus tramas.

4 comentarios:

  1. Siempre un placer volver sober la pista de tus versos...

    Saludos y un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias, misma satisfacción siento cuando leo tus magníficas inspiraciones.

    Abrazos de domingo

    ResponderEliminar
  3. Hola Miuris, no se que pasa, pero intento de ponerte un comentario y lo tengo que dejar porque esto aveces no me lo permite, nose porque sera?? pero puedes estar segura de que yo paso por tus vendimias todos los dias para ver si hay uvas maduras que comer, jajaj un saludo y buen domingo.

    ResponderEliminar
  4. Hola Rafael, no desesperes amigo, son cosas de Blogger, nos mantiene en suspenso, un día mal, otro también.

    Ya se que visitas Mis Vendimias, ah, toma todas las uvas que quieras.

    Abrazos

    ResponderEliminar