domingo, 4 de marzo de 2012

Acaso un día



Allá donde brille la luna,
donde el sol marca el rumbo
y germina la semilla
porque la tierra es fértil y la lluvia abundante.
En el confín de todas las esperas,
en la agreste espesura donde habita la sombra
y en el lecho de un río que ahora es polvo y piedra,
donde el camino se divide en rutas paralelas,
las dudas son espinas, la verdad es pequeña
y la fe se acomoda según la conveniencia
y océanos de hipocresía se interponen,
es posible que un día,
en medio del camino, como un trueno,
la verdad se agigante haciendo sombra
a lo que dicen hoy, que es la verdad,
acaso pase un día.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Toc, toc...

Toco tu puerta y no tengo respuesta, clamo tu nombre y no respondes, te busco bajo la luz del sol, en la tiniebla de la noche y en la...