martes, 1 de noviembre de 2011

Siempre igual



Igual que ayer,

como siempre,

lo mismo que mañana.

Somos un camino largo

bifurcado, impreciso,

bajo la lluvia a veces,

o con la piel tostada por el sol.

Unas veces con sed y hambre,

otras tantas, cantando,

para acallar la angustia

que muy dentro nos late.

Laberinto perdido entre ideas confusas,

remolino azotado por su propio caudal.

Somos más que un deseo de llegar,

mucho menos que el afán lograr un anhelo

que dejamos perdido,

enmarañado en medio de un vendaval,

que a mitad de los sueños,

como una muralla,

se cruzó en el camino.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Toc, toc...

Toco tu puerta y no tengo respuesta, clamo tu nombre y no respondes, te busco bajo la luz del sol, en la tiniebla de la noche y en la...