sábado, 12 de noviembre de 2011

No me digas...

Me besas, me abrazas y me dejas,

me amas, me olvidas

y vuelves a besarme y a olvidarme,

como sombra que invisible se mueve,

sin dejar huella.

No me digas que son cosas mías,

di mejor, que ni cuenta te has dado,

que sumergido en la corriente de otros mares,

mi barca naufragaba entre una ola

que en dos partía mi nombre y mi recuerdo.

3 comentarios:

  1. Que bonito poema ,muy sensual y lleno de sentimientos de deseo.


    besos

    ResponderEliminar
  2. Sublime!! Es un encanto venir a sumergirme en tus letras llenas de pasión y amor...que Dios te siga bendiciendo Y te siga llenando de inspiración...feliz fin de semana mi amiga...un fuerte abrazo desde Jaén

    ResponderEliminar
  3. Que bello poema, acorde con la imagen. Mis felicitaciones

    ResponderEliminar

¡Brindis!

Esta es la mejor cosecha, el brindis exquisito de las letras.