sábado, 26 de noviembre de 2011

Ante el espejo

Aletargada sobre mi almohada,

un procaz pensamiento me estremece,

confundida de espanto me levanto,

y el espejo asustado,

copió mi desnudez de tal manera,

que sorprendida y muda,

quedé ante el cristal sin movimiento.

Sonrojada, sumisa,

miraba a todas partes

tras el amparo de la toalla

que retorcida cayó al suelo,

quedándome la piel como refugio.

Pretendí recogerla,

pero mis ojos necios miraban al espejo,

que con muda elocuencia me incitaba,

avergonzada, me refugié bajo el agua,

el frío estremeció mi cuerpo

y nuevamente un pensamiento impío

dominó mis sentidos.

Caminé hacia el espejo,

cerré los ojos,

imaginé que mis manos eran las tuyas,

lentamente tocaron mi recóndita humedad

estremecida rompí el espejo

que reflejaba mi impudor.

Volví sobre mis pasos,

creí ver en mi cama

la huella de tu cuerpo,

sobre ella caí enloquecida

y temblando de frío, me dormí.

4 comentarios:

  1. Ufff Miuris, son las 7:30 de la mañana, y el leer tus "divagaciones" producen en mi, o en parte de mi, el mismo efecto que el que produce la mirada de una Gorgona. Es agradable el sentirse así...aunque espero que se me pase durante el día.

    ResponderEliminar
  2. Paso a saludarte Miuris, hace ya que no nos visitamos...Un beso de amistad y buen domingo

    ResponderEliminar
  3. Hola Miuris, cuanto tiempo ya sin pasar por tus vendimias, pero es que no tengo tiempo, bueno tiempo si tengo lo que no tengo es maquina,pues la que tengo la tengo que compartir, y eso sólo me deja el tiempo justo para hacer mis cosas.Pero bueno que estamos por aquí y que te aprecio mucho. Un beso y que Dios te proteja.

    ResponderEliminar
  4. ¡Vaya! la lujuria ha hecho mella en ti......pero que bien pergeñado está el poema...sin ser del todo erótico...
    Abrazos
    Leonor

    ResponderEliminar

Toc, toc...

Toco tu puerta y no tengo respuesta, clamo tu nombre y no respondes, te busco bajo la luz del sol, en la tiniebla de la noche y en la...