sábado, 29 de octubre de 2011

Noche


Noche,

Me pesas, me oprimes,

Como puedes remediar esta herida que me hiciste.

Noche,

Me das frío,

Me atenazas y te conviertes en laberinto.

Noche,

Casi madrugada, cuando te vas a marchar.

1 comentario:

  1. la noche da mucho de sí misma, pero trás ella llega el amanecer para librarnos de sus laberintos, de sus mordazas, de sus heridas, de sus miedos, de sus fríos...

    Bonita entrada. Un abrazo amiga.

    ResponderEliminar

Toc, toc...

Toco tu puerta y no tengo respuesta, clamo tu nombre y no respondes, te busco bajo la luz del sol, en la tiniebla de la noche y en la...