viernes, 14 de octubre de 2011

Dias así...


Casi irreverente,

insolente y rebelde

imploro redención

confesando que hay días

en que duele la existencia,

momentos en que una se siente diminuta,

impotente,

implorando al cielo, conservar la fe.

Pretendiendo mirar en cada rostro,

la mirada piadosa de Jesús

y aferrarnos a ella

como una barra ardiente

que destila una llama

que necesitas que te arda en el cuerpo,

para recuperar la cordura

que escapó estremecida

a romper cadenas,

cruzar caminos prohibidos,

desafiar adversidades.

Hay días en que necesitamos

sentirnos hijos mimados de Dios.

3 comentarios:

  1. Que lindo . lo que nos regalas, son sentimientos puros. siempre se siente una necesitad en nuestra alma, en mis momentos de dolor digo casi todos los dias, siento tanta necesitad de la compania de Dios que me de un abrazo, y me regale su mirada.

    me ha gustado tanto este escrito..

    Gracias por tus palabras. me encanta este lugar siempre leo escritos importantes e interesantes. y siempre me llevo algo en mi corazon. de todos los sitos recojo algo que se queda en mi.

    besitos y gracias por tus lindos escritos.

    ResponderEliminar
  2. A proposito creo haber venido antes, y veia caer unas uvas deliciosas donde estan? no las vi esta vez. espero poder verlas.

    le dan un toque unico y especial a este blog..


    besitos

    |•• _| † | † |_••|

    ResponderEliminar
  3. Muchas gracias amiga, en verdad tus palabras son como una lluvia en el silencio de una noche calurosa, así se sienten como un bálsamo.

    La uvas? Pues me las he comido!!!!
    No, las uvas, como bien dices, son el sello distintivo de estas vendimias, siguen cayendo, si las viste será por algún problema de Blogger, pero en este momento en que te escribo, las veo caer, te mando las mas hermosas como un regalo a tu maravillosa lluvia en el silencio.

    Abrazos

    ResponderEliminar

Toc, toc...

Toco tu puerta y no tengo respuesta, clamo tu nombre y no respondes, te busco bajo la luz del sol, en la tiniebla de la noche y en la...