miércoles, 28 de septiembre de 2011

Eva


No hay tal pecado,

la verdad de la historia

no se cuenta.

La crónica condena,

y solo la conciencia

es capaz de advertir

que en ese cuento,

más de un protagonista

es descartado.

La impenitente Eva!

Ella no fue la pecadora,

solo contribuyó a que se cumpliera

lo que ya estaba decidido,

comió del fruto,

quiso saber, saber si era dulce o amargo,

la maldad, si la hubo

no fue tanto de ella,

fue de los que,

más que manzana,

vieron en esa fruta,

el pecado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Toc, toc...

Toco tu puerta y no tengo respuesta, clamo tu nombre y no respondes, te busco bajo la luz del sol, en la tiniebla de la noche y en la...