sábado, 10 de septiembre de 2011

Cualquier día... cualquier tarde.


Llegamos tarde,

yo a tu vida

porque aunque ni tú mismo lo sepas,

en ella anida un amor de siempre.

Tu a la mía,

porque en mi corazón habitan fantasías,

porque vengo de vuelta de amores tormentosos

y anhelaba remansos que no existen.

Tarde para los dos,

nuestra barca naufraga en mares agitados,

lentamente morimos,

un día y otro día,

una noche tras otra,

y tal vez cualquier día, o cualquier tarde,

cualquiera de los dos,

en silencio se marche,

sin haber comprendido

porqué llegamos tarde.

4 comentarios:

  1. Cuando se llega tarde,te pierdes muchas cosas..Pero hay un refrán que dice, que nunca es tarde, si la dicha es grande,se cierra una puerta y se abre otra.Es un placer siempre pasar por tus vendimias...Besos de buena noches y que pases un feliz domingo..

    ResponderEliminar
  2. Hola querida amiga Miuris, cuanto tiempo sin yo pasar por tus vendimias, ni tu por mi perdigon bravio, pero yo es que tengo problemas con mi ordenador, y cuando consigo entrar tengo el trabajo muy atrasado y no me da tiempo a nada. pero por aqui estoy y sigo siendo tu amigo,si tu me lo permites. Un abrazo y que pases un feliz domingo.

    ResponderEliminar
  3. Queridos amigos

    Carmen Silza, Pilar, Rafael

    GrACIAS POR SUS VISITAS Y COMENTARIOS,

    ABRAZOS DESDE ESTAS VENDIMIAS.

    ResponderEliminar

Toc, toc...

Toco tu puerta y no tengo respuesta, clamo tu nombre y no respondes, te busco bajo la luz del sol, en la tiniebla de la noche y en la...