sábado, 3 de septiembre de 2011

Caminante sin rumbo


Bajo la arena ardiente,

resignada y silente caminaba,

un volcán interior calentaba su sangre,

hacía presa de ella la ansiedad.

Larga ruta de hiel y espina,

laberinto henchido de imposibles.

Noche Sin fin, reloj que no mueve sus agujas,

el tiempo se detiene

mientras la agonía,

hace de su cuerpo un derrotero.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Toc, toc...

Toco tu puerta y no tengo respuesta, clamo tu nombre y no respondes, te busco bajo la luz del sol, en la tiniebla de la noche y en la...