Donde el cactus es una piedra más de los caminos y reverbera el sol y la noche es irradiada por estrellas que parecen caer sobre la blancura de los jazmines que pueblan mis recuerdos, allí empecé a soñar.Soy un latido más de una ciudad que es un corazón, dos cielos me cubren, el propio y otro que el amor me ha dado: Sevilla, una ciudad pasión y melodía.Escritora de muchas letras que no siempre tal vez son leídas, pero escritas con mucho corazón, con ellas edifiqué estas vendimias, anhelando encontrar la mejor cepa y recoger la cosecha más selecta.Soñadora, edificadora de utopías, romántica, idealista y otras circunstancias desfasadas, no me importa, ¡Escribir es mi pasión!

sábado, 12 de noviembre de 2011

No me digas...

Me besas, me abrazas y me dejas,

me amas, me olvidas

y vuelves a besarme y a olvidarme,

como sombra que invisible se mueve,

sin dejar huella.

No me digas que son cosas mías,

di mejor, que ni cuenta te has dado,

que sumergido en la corriente de otros mares,

mi barca naufragaba entre una ola

que en dos partía mi nombre y mi recuerdo.

3 comentarios:

  1. Sublime!! Es un encanto venir a sumergirme en tus letras llenas de pasión y amor...que Dios te siga bendiciendo Y te siga llenando de inspiración...feliz fin de semana mi amiga...un fuerte abrazo desde Jaén

    ResponderEliminar
  2. Que bello poema, acorde con la imagen. Mis felicitaciones

    ResponderEliminar