Donde el cactus es una piedra más de los caminos y reverbera el sol y la noche es irradiada por estrellas que parecen caer sobre la blancura de los jazmines que pueblan mis recuerdos, allí empecé a soñar.Soy un latido más de una ciudad que es un corazón, dos cielos me cubren, el propio y otro que el amor me ha dado: Sevilla, una ciudad pasión y melodía.Escritora de muchas letras que no siempre tal vez son leídas, pero escritas con mucho corazón, con ellas edifiqué estas vendimias, anhelando encontrar la mejor cepa y recoger la cosecha más selecta.Soñadora, edificadora de utopías, romántica, idealista y otras circunstancias desfasadas, no me importa, ¡Escribir es mi pasión!

jueves, 17 de noviembre de 2011

Mírame, existo!.


Bájame una estrella,

Cómprame la noche,

Diluye sus sombras,

Regálame un día lleno de esperanza.

Quítame este frío que traspasa mi piel,

Cala mi conciencia, se interna en mi esencia.

Fíjate en mí, estoy junto a ti,

Mírame, existo, soy.

Muero de indolencia,

Mi sangre se escarcha de tanto pesar,

Sueño cada noche

que cuando despierte, será diferente.

Mentira!

los sueños se pierden en el mismo naufragio.


2 comentarios:

  1. Hola amiga, bello poema, un placer pasar de nuevo por tu blog.Besitos.

    ResponderEliminar
  2. Cualquiera que te mire y lea esto, se quedará encantad@ de lo que encierra el mesage.
    Todo un ¡exito!.

    Un cariñoso abrazo, querida amiga.

    ResponderEliminar