Donde el cactus es una piedra más de los caminos y reverbera el sol y la noche es irradiada por estrellas que parecen caer sobre la blancura de los jazmines que pueblan mis recuerdos, allí empecé a soñar.Soy un latido más de una ciudad que es un corazón, dos cielos me cubren, el propio y otro que el amor me ha dado: Sevilla, una ciudad pasión y melodía.Escritora de muchas letras que no siempre tal vez son leídas, pero escritas con mucho corazón, con ellas edifiqué estas vendimias, anhelando encontrar la mejor cepa y recoger la cosecha más selecta.Soñadora, edificadora de utopías, romántica, idealista y otras circunstancias desfasadas, no me importa, ¡Escribir es mi pasión!

domingo, 23 de octubre de 2011

Inquietudes


Sin porqué, ni de donde,

sin buscarlo,

sin que mediara una razón,

día a día te siento más lejano.

Será porque ha ido muriendo en ti

la pasión, el amor, que se yo,

percibo la ternura,

pero amor es mas que eso.

Es hacer que las noches

dejen en cada uno sensaciones

que al evocar, hagan temblar,

el amor cuando se mete entre los huesos,

carece de estaciones,

es eternamente fuego,

con momentos serenos y obligados.

Olvidé que cada diciembre el invierno regresa,

forjé en mi ideal que el calor del verano

traspasaría cortinas otoñales

tras las cuales me esperaban los colores y olores

de una florecida primavera.

Hoy miro el cielo gris estremecida,

no hay sol ni azul,

así de gris confluyen en mi adentro,

los temores.

No hay comentarios:

Publicar un comentario