Donde el cactus es una piedra más de los caminos y reverbera el sol y la noche es irradiada por estrellas que parecen caer sobre la blancura de los jazmines que pueblan mis recuerdos, allí empecé a soñar.Soy un latido más de una ciudad que es un corazón, dos cielos me cubren, el propio y otro que el amor me ha dado: Sevilla, una ciudad pasión y melodía.Escritora de muchas letras que no siempre tal vez son leídas, pero escritas con mucho corazón, con ellas edifiqué estas vendimias, anhelando encontrar la mejor cepa y recoger la cosecha más selecta.Soñadora, edificadora de utopías, romántica, idealista y otras circunstancias desfasadas, no me importa, ¡Escribir es mi pasión!

sábado, 3 de septiembre de 2011

A que no me encuentras...


Bajo la luz plateada de la luna,

a la orilla del río,

entre rumor confuso de las olas,

búscame.

Me encontrarás en el ocaso,

descansando de la ardua tarea que es la vida,

estaré en el color plomizo de las nubes,

en el ritmo de una canción lejana,

en la aventura de un enamorado,

en una gota de rocío.

Encuéntrame en el beso apasionado,

en la caricia que atrevida resbala por la piel,

donde escuches un gemido de amor,

el chasquido de besos,

esa soy yo, que perdida en mis sueños,

también te estoy buscando.

5 comentarios:

  1. Como siempre, sin desperdicio tu poema, amiga Miuris. Ya en Sevilla plenamente instalado, tras dos meses en la playa desconectado a todo tipo de cables y ordenadoradores. Seguiremos en contacto. Un beso.

    ResponderEliminar
  2. No tiene desperdicio no,estoy totalmente de acuerdo,si es que Sevilla inspira mucho...Besos Miuris

    ResponderEliminar
  3. Bienvenido amigo, que las vacaciones hayan sido un baño de descanso que perdure. Abrazos

    ResponderEliminar
  4. Sevilla mi querida Carmen, provoca inspiraciones constantes, abrazos amiga.

    ResponderEliminar
  5. Dando tantos detalles seguro que nadie se pierde en el camino...

    Un saludo desde este lejano norte que cambiaré en breve por un otoño aún soleado y sin lluvias. Y eso que a 'las ranas' les gusta el agua pero no tanta.

    ResponderEliminar