Donde el cactus es una piedra más de los caminos y reverbera el sol y la noche es irradiada por estrellas que parecen caer sobre la blancura de los jazmines que pueblan mis recuerdos, allí empecé a soñar.Soy un latido más de una ciudad que es un corazón, dos cielos me cubren, el propio y otro que el amor me ha dado: Sevilla, una ciudad pasión y melodía.Escritora de muchas letras que no siempre tal vez son leídas, pero escritas con mucho corazón, con ellas edifiqué estas vendimias, anhelando encontrar la mejor cepa y recoger la cosecha más selecta.Soñadora, edificadora de utopías, romántica, idealista y otras circunstancias desfasadas, no me importa, ¡Escribir es mi pasión!

domingo, 25 de septiembre de 2011

Aves de paso


Aves de paso por la vida,

mariposas de transitorio vuelo

que abatiendo sus alas,

surcan mundos extraños,

o atascadas en medio del camino,

posan en una flor desconocida o no,

que les da o no su néctar.

Eso somos,

soplos difuminados, perdidos en el éter

o repentinamente,

voladoras de cielos diferentes, azules, rojos,

cruzando arco iris de tormenta o de ensueños.

Peregrinos inciertos,

ayer simples proyectos,

hoy sin metas o con ellas,

mañana no sabremos,

si aún podemos volar,

hacia dónde lo haremos.

3 comentarios:

  1. Volar siempre,las alas tienen que estar en movimiento,si no se anquilosan..Me ha encantado Miuris..En este poema,saco en conclusión que la esperanza no se puede perder...Besos y que tengas una linda semana.

    ResponderEliminar
  2. Ojalá que ese paso que planteas en tu ¨Aves de Paso¨ estuviera impregnado siempre de ese sabor poético con el que narras nuestro peregrinaje. Tus palabras hacen que esta, nuestra incierta travesía, parezca toda una poesia.

    ResponderEliminar
  3. De ahí que la vida sea una auténtica aventura, que no sepamos qué pasará en nuestra vida dentro un segundo. Sí, somo aves de paso, y qué importante es que nos demos cuenta de ello.
    Un abrazo

    ResponderEliminar